La ruta del cuervo. Fuera de los caminos más habituales en Boa Vista, Cabo Verde

Cabo Verde es un archipiélago diverso, cada isla es diferente. Y Boa Vista, incluso después de haberla recorrido por todas sus carreteras, caminos y fuera de toda pista conocida, aún me resulta difícil de definir. Es auténtica, en el sentido de que tiene su propia vida aparte del turismo, pero el turismo sigue siendo un activo esencial en la isla. Sin embargo, en la imaginación popular, como en tantos lugares que han dejado de ser vírgenes, se ha instalado la idea de que debe ser un lugar concurrido para tomar el sol en las playas donde proliferan los centros turísticos de inversión extranjera y una multitud de turistas en temporada.

Playa de Sal Rei

Y, ciertamente, hay resorts y turistas también. Pero la isla sigue siendo un pedazo de tierra africana justo en frente de la costa de Senegal, donde se encuentran aún pueblos de interior donde los niños todavía corren tras los viajeros por ser una novedad sorprendente y hay kilómetros y más kilómetros de costa desierta, donde no se ve un alma todo el día sobre su arena blanca intacta y el agua se conserva color turquesa a la temperatura perfecta.

Costa sur de Boa, Cabo Verde

Un día decidimos alquilar un coche. Nos acercamos a la oficina de turismo de Sal Rei para preguntar dónde podríamos hacer tal cosa y un hombre alto y calvo, de aquellos que parecen estar siempre sonriendo, nos indicó en perfecto italiano nativo, las opciones disponibles. Hablamos un rato con él y parecía un buen tipo. Las tres compañías que alquilaban vehículos ofrecían más o menos las mismas condiciones para sus automóviles, y alquilar autos aparentemente era una opción más barata que los quads. Un automóvil en Boa Vista costaba en 2019 entre 50 y 60 euros por día, pero todas las compañías incluían una restricción en el kilometraje que no encajaba con lo que sería deseable para explorar convenientemente los caminos de la isla. La opción de alquiler de coche es buena si solo quieres ir a la playa y a ningún otro lugar más. Cada kilómetro adicional tiene un alto coste y, al final, terminas pagando más por los kilómetros adicionales que por el alquiler en sí. El tipo alto y calvo dejó de caernos bien cuando se sentó al sol en una terraza y preguntó cómo había ido con el auto y justificó el truco hablando sobre las malas condiciones de las carreteras del país y la necesidad de los locales de alquilar de todos modos para La supervivencia de sus negocios. Sin embargo, valió la pena explorar las opciones disponibles por carretera, que desde Sal Rei son básicamente dos: hacia el sur, en dirección a Rabil, donde se encuentra el aeropuerto, y la carretera que atraviesa el interior a lo largo del norte, siguiendo el ruta Bofareira, Joao Gatego hasta Fundo de Figueiras.

Vida en la calle en Boa Vista, Cabo Verde
No stress es el mantra que se repite en cada rincón

De hecho, los caminos de la isla no son un ejemplo de nada, pero explorarlos brinda la posibilidad de llegar a donde la mayoría de gente no se aventura. Y sobra decir que viajar así siempre tiene su recompensa. Llegamos a Playa de Santa Mónica en el sur y la carretera, que está en buenas condiciones, nos acercó a un moderno complejo hotelero de estilo árabe. Frente a él, había algunos turistas, pocos, que se bañan y caminan descansando de las piscinas y los cócteles del interior del exclusivo recinto del resort.

Carretera del norte de Bofareira a Sal Rei
Llegando a Rabil
Alcanzando la costa en coche

Unos metros más allá, donde ya los turistas renuncian a caminar por ser lejos, comienza un paraíso sin presencia humana, extendiendose a lo largo una de las mejores playas del mundo. Afortunadamente, desconocida para el común de la humanidad.

Playa de Santa Mónica, en la costa sur de Boa Vista
Playa de Santa Mónica, en la costa sur de Boa Vista

Disfrutamos de la soledad, pisamos arenas blancas que seguramente tardaron en ser pisadas nuevamente, y nos perdimos en el color turquesa y la plácida marejada de un agua cristalina perfecta para nadar. Unas horas más tarde decidimos regresar al norte porque los mapas mostraban pueblos que parecían reales para personas reales. Y afortunadamente, así fueron.

Agotados, aparcamos el coche en Bofareira cuando vimos una pequeña tienda en el camino que tenía dos mesas con sillas en la entrada. Dentro había una señora vestida con atuendo local cuyo portugués no entendíamos, pero parecía entender lo esencial de nuestro, “Duas cervejas, por favor”. Ella nos sirvió dos Super Bock cuyo primer sorbo nos supo a gloria mientras veíamos pasar a la gente, en el segundo trago aparecieron algunos niños y nos pidieron que les tomáramos una foto y, en el tercero, se nos acercaron gritando y gritando, amenazando con arrojarnos piedras solo por diversión. Cosas de turisticas.

Calles de Bofareira

El día había sido espléndido, descubrimos un buen número de lugares interesantes que nos explicaron por sí mismos que hay muchas cosas que valen la pena además de las playas en esta isla secundaria de Cabo Verde. Pero las opciones por carretera estaban agotadas, por lo que teníamos claro que al día siguiente devolveríamos el automóvil y pasaríamos a la opción del quad para llegar a los lugares más inaccesibles, aquellos imposibles para los vehículos normales que siguen las pistas más habituales.

Fuera de las pistas más habituales en Boa Vista, Cabo Verde
Fuera de las pistas más habituales en Boa Vista, Cabo Verde

Alquilar un quad en Boa Vista tampoco es barato. África para los turistas, no nos engañemos, nunca lo es. Eran 76 euros por día, pero no había límite de kilometraje y el consumo de gasolina era mucho menor. Pero lo mejor de todo es que te puesdes salir del camino marcado e ir por rutas más vírgenes, explorando literalmente a tu manera.

Costa sur de Boa Vista, Cabo Verde

Nos dirigimos hacia el sur, en busca de playas idílicas. Al principio llegamos de nuevo a Santa Mónica y luego entramos a campo través por toda la cara sur de la isla, pasando por partes de caminos a medio hacer, senderos y cayadas de ganado de auténtico aspecto pedregoso, que llegaban a pueblos que no alcanza ninguna carretera. Estábamos envueltos en una sensación de total libertad que nos hizo gritar cuando volvimos a ver el color turquesa chocando contra el blanco de la arena con un deslumbrante destello de sol.

Costa sur de Boa Vista, Cabo Verde

Allí, en la arena de un lugar vago en la costa sur de Boa Vista, había un par de cuervos enormes que nos observaban. Abrimos la mochila y sacamos una botella de vino blanco, comprada en Sal Rei, que aún conservaba algo de frescura.

Los cuervos se acercaron con cautela, como si esperaran que el sol hiciera su trabajo con nosotros para proporcionarles un abundante almuerzo. Recuerdo que tomé un sorbo de la botella de vino, miré a mi compañera de viaje, me quité el traje de baño y cuando entré desnudo al agua pensé “no será hoy, amigos, hoy no será vuestro día… sino nuestro”. “.

Advertisements

Leave a Reply